El Petro, seguridad y otras consideraciones

En líneas pasadas reflexioné sobre lo irracional de las medidas coercitivas que la administración Trump dictó contra nuestra moneda digital El Petro. No solo son irracionales sino improcedentes y técnicamente impracticables.

Esto me trajo a la mente una lectura realizada en mis años de formación: “El auge y caída de las grandes naciones”, de Paul Kennedy, la cual relata cómo ha sido el ascenso y descenso de los grandes imperios en la historia del mundo.

Allí se expone un concepto de por sí interesante: La hiperextensión estratégica, explica cómo en la antigüedad las grandes distancias entre el centro y la periferia imperial hacían muy cuesta arriba el mantenimiento de la autoridad y el poder.

El autor, paralelamente, también destaca cómo la importancia de los inventos, sobre todo en el campo armamentístico y militar, ha sido determinante para que unas naciones dominen a otra. Desde la invención del estribo que potenció al caballo como arma de guerra, hasta los potentes cohetes termonucleares del siglo XX, esta hipótesis se mantuvo. Pero el fin de la “Guerra Fría” (o la Paz en Caliente) no significó el “Fin de la Historia”, por el contrario, el sueño de un mundo unipolar fue efímero.

La humanidad evolucionó y el poder se difuminó en nuevas formas y patrones, tanto culturales como geoestratégicos, muy difíciles de prever en 1989. En la segunda década del siglo XXI, la humanidad no solo cambió la forma de comunicarse sino cómo nos concebimos a nosotros y a nuestros semejantes. Las relaciones tomaron nuevos rumbos y las distancias prácticamente desaparecieron. Ha sido un cambio cultural, radical y total.

El protocolo Blockchain es la síntesis más pura de este cambio de época. La modificación sustancial del intercambio económico financiero en su forma más básica, en más de 2 mil años de historia, ha sido sin lugar a dudas un paso gigantesco, más que la invención del papel moneda o de la especulación bursátil. Pero aún no ha sido evaluado ni en las circunstancias de su surgimiento ni en las implicaciones fácticas en la vida de los seres humanos.

La adopción de esta nueva tecnología evidentemente representa un arma, una “amenaza inusual y extraordinaria” para cualquier pretensión hegemónica mundial. Es por ello que la “criptoeconomía” debe ser tomada no solo en serio sino con altos niveles y estándares de responsabilidad.

Venezuela se ha colocado a la vanguardia de esta tecnología, pero no como resultado de ambiciones regionales o continentales de dominación. Todo lo contrario, como una alternativa para salir al injusto y brutal bloqueo que los centros de poder económico han desatado sobre nuestro suelo patrio. El Petro es, sin duda, una victoria para el pueblo venezolano, la Revolución Bolivariana y, en síntesis, para todos los pueblos antiimperialistas del mundo que piensan que otro mundo y otra economía son posibles.

Es por ello que el gobierno revolucionario y bolivariano ha tomado todas las medidas pertinentes para blindar esta alternativa al dominio injusto del dólar. Desde el punto de vista tecnológico, Venezuela cuenta (muy a pesar de lo que dicen por el mundo propios y extraños) con programadores de primera línea que han puesto sus conocimientos para hacer confiable nuestra criptomoneda.

Los protocolos de seguridad constan de supervisiones constantes las 24 horas del día, en las cuales nuestra infraestructura tecnologica es sometida a constantes test de minería digital para estar alertas y prevenidos a un ataque. El 90% de los protocolos son “hechos en Venezuela”. El #Petro muy pronto estará en los índices de indicadores internacionales.

Existe una seguridad financiera que lo diferencia de otras criptodivisias. En primer lugar, es preminado y en segundo, como su valor está respaldado por el Bloque Ayacucho de la Faja Petrolífera del Orinoco “Hugo Chávez”, por el orden de los 5.345 millones de barriles certificados, su valor nunca llegara a 0.

Desde el punto de vista internacional se adoptaron las normas internacionales contra el lavado de dinero y el financiamiento del terrorismo, y se han reforzado los procedimientos de KYC de identificación y el conjunto de procesos, tales como definición de requisitos, diseño, desarrollo, prueba, implementación, lanzamiento y mantenimiento para software, donde se supervisa y controla de cerca, seguido de un seguimiento adecuado y la documentación de cualquier cambio en la aplicación, conocido como ALM.

La revolución ha actuado de manera responsable y transparente, cumpliendo con todos los principios del protocolo Blockchain para generar esa base de confiabilidad, de seguridad jurídica y financiera que exige este nuevo tipo de economía, que seguramente será la economía del futuro.

Es por ello que las sanciones impuestas sobre El #Petro son antihistóricas y tarde o temprano se las tendrán que eliminar, pues afectaran el nuevo relacionamiento económico al cual los EEUU están llamados a participar también, pero en igualdad de condiciones. Si en el pasado la hiperextensión estratégica fue la causa de la caída de los grandes imperios, en nuestro presente la extraterritorialidad de las normas legales lo será para los países que intenten erigirse como el hegemón mundial.

Hugbel Roa
Ministro del Poder Popular Para la Educación Universitaria Ciencia y Tecnología
roahugbel@gmail.com
@hugbelpsuv

3665 Total lecturas 1 Veces Leído hoy

Publicaciones relacionadas

Leave a Comment