El otro gran proyecto en el que anda el equipo (Jaime Mora) es el portal Biblioteca Agrícola Virtual (https:// bav.enamazonas.com.ve). Sin meterle mucha densidad a la descripción, se trata de una compilación de investigaciones, datos y análisis de todo cuanto refiera a los saberes en materia de agriculturas, agroecología, plantas alimenticias y medicinales de Amazonas.

Fonacit financió a través de Fundacite la primera fase del proyecto, a cuya página puede accederse libremente desde cualquier navegador en cualquier lugar del mundo.

Se inició con contenido creative commons, ciertos contenidos que nos autorizaron o que nos han ido proporcionando los mismos pueblos. Allí hay manuales, textos, videos, las gráficas de cómo se hacen llevan a cabo diversos procesos, cómo se manejan ciertos cultivos, cómo atacar ciertas enfermedades que afectan las siembras, la clasificación de las aves. Qué especies animales son fuente de proteína para el ser humano. Cualquier persona que quiera compartir materiales, investigaciones, propuestas, se comunica con nosotros y le publicamos el contenido. La BAV puede convertirse en un espacio donde los investigadores pueden validar científicamente sus investigaciones; es lo que sería el papel de una revista científica arbitrada.

La segunda fase del proyecto sería el fortalecimiento de esa biblioteca. Quieren incorporar un dispositivo capaz de identificar plantas y proporcionar información sobre ella a los usuarios: qué se le puede aprovechar, cuáles son sus propiedades, etcétera. Se va a desarrollar también la app móvil.

Ya otras app ofrecen esa posibilidad, pero la propuesta BAV contempla varios pasos adelante: servicios de geolocalización, para que los usuarios interesados pregunten por determinada planta y se enteren de dónde ha sido vista y registrada, un mapa, las coordenadas donde se consigue.

No resistimos las ganas de comentarle que ese trabajo lo hizo hace 200 años un tal Alejandro von Humboldt, y que a partir de esa investigación de campo, un siglo después, la industria farmacéutica había perpetrado el secuestro y comercialización de especies medicinales que deberían ser gratis para todo el mundo.

“Precisamente”, dice Mora, “…la intención y la necesidad es socializar los saberes, hacerlos del dominio público para tumbar los mecanismos de la industria. Fue lo que hicieron las nuevas tribus: ellos tienen información precisa y detallada sobre cosas que los venezolanos desconocemos totalmente, sobre plantas y procesos de aquí, que deberíamos conocer. Creemos en el conocimiento libre. La idea es hacerlo accesible para todos. La forma de tumbar monopolios y negocios es liberar el conocimiento: nadie paga por algo público, a lo que todos tenemos acceso”.

Fuente: https://lainventadera.com

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

× ¿Cómo puedo ayudarte?